fbpx

LAS CASAS INKUB

Nos encontramos en un momento único en la historia y una revolución que defienda una transición a un futuro más sostenible y respetuoso está en nuestras manos. Las cosas deben cambiar y todos nos debemos cuestionar si la manera tradicional de construir las casas sigue siendo válida. En INKUB apostamos por casas con una baja dependencia energética y un bajo impacto natural, con el fin de afrontar las actuales crisis ambientales y reducir el consumo de energías fósiles. El único camino posible es hacia la sostenibilidad, y en Inkub creemos que la revolución empieza en casa. Las casas INKUB combinan los últimos avances en eficiencia energética junto con materiales nobles y naturales obteniendo como resultado casas sanas, con una baja dependencia energética y muy acogedoras. La base de nuestras casas se fundamenta con la combinación de varios sistemas de construcción, como el sistema Passivhaus o la arquitectura Bioclimática, junto con la prefabricación de nuestros muros de madera.

CASAS PASIVAS

¿Qué son las casas pasivas o Passivhaus?

Las casas pasivas o passivhaus son construcciones energéticamente muy eficientes que pueden reducir las necesidades energéticas para calentar o enfriar la casa hasta un 90%, manteniendo una temperatura de confort estable a lo largo del año. Las casas pasivas buscan reducir al máximo la hipoteca energética, es decir, el coste energético necesario para vivir en casa. Para conseguir estos objetivos de eficiencia energética, las casas pasivas cuentan con un alto aislamiento, varias veces superior a los estándares de la construcción convencional, hay un control riguroso de los puentes térmicos, cuentan con ventanas y marcos de máxima calidad y un aprovechamiento óptimo del solo. Para entender de forma simple el funcionamiento de una casa pasiva, podemos poner como ejemplo una cafetera y un termo: La cafetera para mantener el café caliente, utiliza una resistencia eléctrica (Principio Activo) mientras que el termo, gracias a sus propiedades de aislamiento, puede mantener el café caliente (Principio pasivo).

También se puede ir un paso más allá, y si las necesidades energéticas necesarias para mantener el confort a través de los sistemas activos provienen de fuentes energéticas renovables, podemos hablar de una casa pasiva de consumo nulo. Estas demandas se pueden cubrir con energía fotovoltaica, aerotermia, entre otros. El concepto de casa pasiva se puede aplicar a cualquier clase de climatología, por eso en Inkub realizamos un estudio del terreno para aplicar las soluciones más eficientes siempre en función de donde se construirá la casa.

EN INKUB ENTENDEMOS LA EFICIENCIA ENERGÉTICA COMO UNO DE LOS PILARES PRINCIPALES A LA HORA DE DISEÑAR TU CASA

Los cinco principios básicos para una casa pasiva

Aislamiento térmico

Un buen aislamiento nos permite mantener la casa caliente en invierno, ya que evita que el calor se vaya fuera, mientras que en verano se producirá el efecto contrario, mantendremos la casa fresca, evitando que el calor entre dentro. En función de la ubicación de la casa, será conveniente aplicar un determinado espesor de aislamiento. Las necesidades de cada casa se pueden conocer a través de un cálculo muy simple. Para tener un absoluto control de la temperatura, se ha de aislar las paredes, techos y suelos de la casa, y tanto los materiales como la forma como se aplican son de vital importancia. Según los datos del IDAE, la climatización supone un 50% del consumo energético de una casa.

Ventanas

Las ventanas suelen ser los puntos más débiles de la envolvente, las casas pasivas incorporan ventanas con los marcos aislados, doble o triple cristal y el uso de gases nobles en las cámaras de aire para mejorar los coeficientes de transmisión térmica. La orientación de la casa también juega un papel clave, se debe conseguir captar el máximo de sol en invierno para calentar la casa, mientras que en verano, tendremos que proteger al máximo de este. El uso de buenas ventanas, permite la entrada del calor del sol mientras que no deja que el calor interior marche hacia fuera. Esto ocurre por lo que conocemos como efecto invernadero, el vidrio deja pasar la radiación solar mientras que bloquea la salida las radiaciones infrarrojas, que son las que se producen en el interior de la casa. El uso de doble o triple cristal, también evitará las pérdidas por conductividad térmica. Por este motivo, es muy importante distribuir las diferentes ventanas en función de la orientación de la casa para que en invierno entre la máxima calor del sol, mientras que en verano debemos evitar que éste entre dentro. Para que el calor no entre en verano, se utilizan diferentes protecciones que permiten el paso de la luz dentro de casa, pero no del calor.

Estanqueidad

Con una casa estanca lo que se busca es evitar que haya fugas de aire y filtraciones de agua. Para entender el papel de la capa que da la estanqueidad en la casa podemos meter el siguiente ejemplo: con un jersey de lana podemos mantener el calor de nuestro cuerpo a la temperatura de confort, pero en un día de viento, esta propiedad de aislamiento se pierde, por lo que necesitaríamos otra capa que nos proteja del viento, por ejemplo una chaqueta cortavientos, de este modo, el jersey de lana volvería a actuar de aislamiento. Pues este concepto también se aplica a las casas pasivas, tenemos que meter una buena capa de aislamiento para mantener el calor y una capa estanca para evitar filtraciones de aire.

Libre de puentes térmicos

Los puentes térmicos son los puntos de la casa por los que es más fácil que entre o salga el calor, como por ejemplo zonas sin aislamientos, ventanas con cristales simples, etc. Las casas pasivas parten de un buen diseño para eliminar todos los posibles puentes térmicos que pudiera haber y así minimizar al máximo las pérdidas energéticas. Debemos entender un puente térmico como un agujero en un cubo con agua, el calor del interior de la casa marcharía hacia fuera de la misma forma que el agua a través del agujero del cubo. El calor, al igual que el agua, siempre coge el camino más fácil. A la hora de diseñar una casa, tenemos que tener en cuenta la regla del lápiz, la cual dice que debemos ser capaces de dibujar la capa de aislamiento dando la vuelta a toda la casa sin levantar el lápiz.

Ventilación mecánica controlada con recuperador de calor

El sistema de ventilación mecánica controlada es una de las piezas clave para el buen funcionamiento de un edificio pasivo. Este aparato renueva constantemente el aire del interior de la casa. El aire que entra nuevo es previamente filtrado y antes de entrar intercambia temperatura con el aire que extraemos del interior, de este modo, el aire que entra en verano es más fresco, y el aire que entra en invierno es más caliente.

  LA ARQUITECTURA DEBE CONSTITUIRSE COMO UN ACTIVO AMBIENTAL ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO Y EN INKUB CREEMOS QUE LA REVOLUCIÓN COMIENZA EN CASA

Ayuda a combatir el cambio climático con una casa pasiva

Tendemos a atribuir todos los problemas del cambio climático a aquellos pocos que a simple vista podemos ver, como por ejemplo los coches, ya que sabemos que el humo que sale por el tubo de escape perjudica nuestro planeta, pero en cambio, nunca nos paramos a pensar en los efectos negativos que producen nuestras casas, por el simple hecho de que no lo vemos. Mientras que las emisiones producidas por los coches contribuyen a un 13% de la contaminación de nuestras ciudades, la edificación representa un 53% de ésta. Las casas pasivas son una pieza clave para combatir el cambio climático, ya que son capaces de reducir hasta un 90% el consumo de energía de la vivienda. Además, combinándolo con el uso de energías renovables podemos conseguir una casa pasiva de consumo nulo. Hoy en día, la tecnología fotovoltaica ha evolucionado muchísimo, y las instalaciones se amortizan en muy pocos años. Desde Inkub queremos ir más allá y que nuestras casas sean activos ambientales efectivos en la lucha contra la emergencia climática. Por ello, además de centrarnos en conseguir una gran eficiencia energética, tenemos en igual consideración la elección de los materiales que utilizamos en nuestra construcción para conseguir casas sanas y más sostenibles posible. Los muros de madera son una pieza clave, ya que la madera es el material para la construcción más sostenible, siendo el único material que en lugar de presentar una huella de carbono positiva, la presenta negativa como se muestra en la gráfica.

CASAS BIOCLIMÁTICAS

¿Qué entendemos por arquitectura bioclimática?

La arquitectura bioclimática basa el diseño de las casas teniendo en cuenta las condiciones climatológicas del terreno con el fin de aprovechar al máximo los recursos disponibles, como el agua, el sol o el viento, y así reducir al máximo el impacto medioambiental del uso de la vivienda. Lo primero que debemos tener en cuenta es donde se construye la casa, una vez tenemos toda la información de las características del lugar donde se construirá la casa, se empieza a hacer el diseño. Por lo tanto, la arquitectura bioclimática genera una arquitectura local, es decir, una misma casa no puede funcionar en dos lugares diferentes.

En Inkub, cuando diseñamos tu hogar, aunque podemos partir de uno de nuestros modelos estándares, hacemos el estudio del terreno para adaptarlo a sus características únicas, siempre teniendo en cuenta las necesidades de cada cliente.

¿Qué tenemos en cuenta cuando diseñamos una casa bioclimática?

Orientación

La orientación de la casa es un paso imprescindible para tener una buena eficiencia energética. Uno de los pasos más importantes para orientar la casa correctamente es saber la trayectoria del sol a lo largo del año. Como se puede observa en la imagen, durante el solsticio de verano, las caras de la casa más afectadas serán la cara este durante la mañana, la cara oeste durante la tarde-noche y la cara sur durante prácticamente todo el día. Por el contrario, en el solsticio de invierno, la cara que recibirá sol durante prácticamente todo el día será la cara sur, mientras que la cara este y oeste recibirán muy poca. Estos factores también deben tenerse en cuenta a fin de distribuir el interior de la casa de forma correcta para aprovechar al máximo la luz del sol.

Viento

En una casa bioclimática aprovechan las “brisas” en verano mientras que en invierno se protege la casa del viento.

Vegetación

Aprovechar la vegetación del entorno de la casa puede ser un factor clave para mantener una temperatura de confort a lo largo del año. Los árboles y las plantas pueden dar sombra en verano, proteger la casa del viento o aislarnos del ruido entra otras ventajas.

ENERGIAS RENOVABLES

A través de las energías renovables podemos aprovechar los recursos climatológicos del entorno de la casa, como la luz del sol o el viento, para reducir al máximo el consumo energético de la red pública. De esta manera conseguiremos reducir de forma considerable las facturas de la luz, y contribuiremos de forma positiva en la lucha contra el cambio climático.

  En Inkub hacemos casas para las personas de hoy sin destruir los recursos o el mundo por los que vengan mañana

Ventajas de las casas Inkub

Eficiencia energética y ahorro económico

Elegir una casa eficiente es hacer una apuesta segura, no solo contribuirás a reducir tus emisiones de CO₂, sino que obtendrás un ahorro económico muy grande. Gracias a nuestros muros de madera conseguimos casas con unas altas prestaciones térmicas, que combinados con los sistemas de ventilación, climatización, ACS y de energías renovables que instalamos, hacen que el consumo energético de nuestras casas sea mínimo.

Comprometidas en la lucha por el cambio climático

“No podemos resolver nuestros problemas con el mismo pensamiento que cuando los creamos.” – Albert Einstein Todos hemos oído alguna vez esta frase y en Inkub hemos decidido aplicarla. Cada casa está diseñada para minimizar su impacto medioambiental y reducir al máximo las emisiones de CO₂. No poder hacer que generen cero emisiones, pero para compensarlo, realizamos una plantada de árboles por cada casa Inkub, para no solo compensar estas emisiones que no podemos evitar, sino para absorber más CO₂ de lo que genera la casa.

Un nuevo sistema constructivo

Después de analizar los diferentes sistemas de estructuras de madera, nos dimos cuenta de que estos disponían de mucho margen de mejora. Las ganas de mejorar día a día, nos llevaron a desarrollar nuestra propia fórmula de construcción. Hemos conseguido un sistema de muros no solo mucho más óptimo a las intemperies climatológicas, sino que también nos ayuda a conformar una estructura mucho más resistente y duradera. Todo ello reduciendo de forma muy considerable la huella ecológica de nuestras casas.

Plazos de entrega más rápidos

Prefabricar nuestros muros nos permite optimizar al máximo los plazos de entrega. Mientras se prepara el terreno y se hace la cimentación, los muros se van construyendo a la vez en nuestro taller de Les Borges Blanques. Una vez nuestros carpinteros están en el terreno, en pocos días somos capaces de montar la estructura de toda la casa.

Confort a lo largo del año

Nuestro sistema constructivo asegura una temperatura de confort a lo largo de todo el año. En invierno, el uso de la calefacción será prácticamente nulo, mientras que en verano, el uso del aire acondicionado será necesario en momentos muy puntuales. Según las valoraciones de nuestros clientes, dentro de nuestras casas se respira un ambiente diferente, más cálido y con un aire más saludable.

Máxima personalización por parte de los clientes

Nuestro sistema constructivo no nos limita en personalizar al máximo tu casa tanto a nivel estructural como de acabados. Siempre tenemos en cuenta las preferencias de cada cliente, el cual puede escoger los diferentes acabados, como serían los pavimentos, cocina, baños, etc. Disponemos de una amplia variedad de acabados, los cuales son los que solemos utilizar en nuestros proyectos, aunque también ofrecemos la posibilidad de elegir a otros que no están dentro de nuestro catálogo. No nos ponemos límites, queremos construir la casa de tus sueños.